1885

J A Silva PW

 

En París frecuenta la casa de los hermanos Cuervo, Rufino José y Ángel, a quienes lleva carta de recomendación de Rafael Pombo.

Entre sus amigos de entonces están Juan Evangelista Manrique, que había sido su condiscípulo en Bogotá, y Antonio José Restrepo. Silva lee copiosamente, vive con intensidad la vida sofisticada de París y viaja a Londres y a Suiza.

En Brienz escribe A un pesimista y en Bogotá publican su traducción Realidad, de Víctor Hugo (Papel Periódico Ilustrado, IV, julio 24) que muere ese año en París. El viaje a Europa es decisivo en la vida de Silva y marca un cambio en su poesía.