Revista #5

Ver Indice Leer Editorial Leer Articulo de "Nueva poesía Colombiana"

Indice

Editorial

Articulo

Nota de la editora
Alguien se salva por escuchar al ruiseñor
María Mercedes Carranza

5

Poesía popular
Presencia de la décima espinela en la Costa Atlántica
Rafael Pérez

13

Premio de Poesía Universidad de Antioquia 1991
– Palabras
– Oficio
– La lluvia llegó…
– Domingo
Rubén Darío Lotero

25

Ramón Cote
El confuso trazado de las fundaciones
Poemas de Ramón Cote
Darío Jaramillo Agudelo

29

La poesía en la obra de Octavio Paz
Octavio Paz: Primera imagen
Fernando Charry Lara
Juan Gustavo Cobo Borda

37
49

 

Nueva Poesía Colombiana (I)
Postal de fin de siglo
Pirómana
Epitafio – Capricho
Noticia de un hombre solo
De leña nuestra piel

Rafael del Castillo
Gustavo Adolfo Garcés
Jorge Mario Echeverri
Eugenia Sánchez

55

La poesía de Vicente Gerbasi
Poemas de Vicente Gerbasi
Fernando Charry Lara

63

Enrique Molina
Los soles del delirio
Poemas de Enrique Molina
Roberto Burgos

71

Poesía alemana
Realidad y discurso en la poesía alemana post-expresionista
Juan José de Narváez

81

Julio Daniel Chaparro
Queda el poema
Poemas de Julio Daniel Chaparro
Evelio Rosero

95

La poesía de Efraín Rodríguez Santana
Poemas de Efraín Rodríguez Santana
Samuel Jaramillo

105

San Juan Cruz y la tradición mística Sufi
El Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz
Fernando Arbeláez
Jaime García Maffla

117
125

Arturo Camacho Ramírez
Energía vital y cósmica en Límite del hombre
Teresa Rozo-Moorhouse

133

Nueva poesía colombiana (II)
Postal de fin de siglo
– No cabe lamentarse
– La casa
– Alquimia de Media luna – Poética
– tiempo de asombro – Presagio
Fernando Linero
Armando Rodríguez
Gabriel Arturo Castro
Luis Fernando Baquero

147

Poesía venezolana
– Uno – Dos – Trece – Veinte – Veintiséis
– Erzebeth Bathory
– Retorno – Elevado pájaroDonaciones a la Casa de Poesía Silva
Apéndices
Luis Alberto Crespo
Yolanda Pantín
Enrique Hernández

153

165

171

REVISTA CASA SILVA # 5

“ALGUIEN SE SALVA POR ESCUCHAR AL RUISEÑOR”*

De la editora

Me provoca comenzar estas palabras con unos versos de Nicanor Parra:

“Todavía vivimos en un bosque
¿No sentís el murmullo de las hojas?
Porque no me diréis que estoy soñando
Lo que yo digo debe ser así
Me parece que tengo la razón
Yo también soy un dios a mi manera
Un creador que no produce nada:
Yo me dedico a bostezar a full
Y la fucsia parece bailarina”.

Me gustan esos versos porque hablan de la poesía y del poeta como lo que son: todo y nada. Pregunto: ¿Hay algo más gratuito que el hecho poético?; ¿hay actividad más irrelevante que escribir un poema? Palabras al viento. Pero ¡cuidado! ¿Pueden enunciarse cualidades más excelsas de un quehacer y de la esencia de ese quehacer como que no tienen fines, es decir que son mucho más que un calculado juego de posibilidades mesurables por su utilidad para determinado propósito? La poesía es un salto al vacío y un acto de gratitud que por lo mismo excede todos los fines. Es por ésto que puede ser para mí la manera de darme un baño interior de belleza de cuando en cuando, a usted tal vez le sirve para remover congojas de amor, a su vecino para descansar los domingos por la tarde y al mío para conocerse a sí mismo, como lo pedía el filósofo griego.

Y el poeta es quien habla de paraísos perdidos o de paraísos por venir o que nunca vendrán y su soberbia creación bien puede servir para absolutamente nada, porque al fin de cuentas lo único que hace es dar palabras al viento. Pero otra vez ¡cuidado!

Dar palabras al viento puede ser el ejercicio absoluto de la libertad, porque no hay condicionamientos, ni requisitos, ni fronteras que impidan que esas palabras aterricen en los oídos y los corazones de quienes quieran regocijarse o desgarrarse o encontrarse o inquietarse o asombrarse con las palabras y con lo que ellas revelan.

Nos hemos reunido aquí esta noche para éso: simplemente para nada o simplemente para todo: “alguien se salva por escuchar al ruiseñor” escribió el poeta Giovanni Quessep. ¿Un ruiseñor? ¿Habrase visto cosa más fútil, ociosa e inimportante? Pero, de nuevo ¡cuidado!: El canto del ruiseñor puede “fundir el corazón de los hombres y hacer hervir la sangre”. Puede llevarlos a cometer actos de amor, de solidaridad, de justicia.

Oigamos al ruiseñor, pues necesitamos toneladas de la alegría, la belleza y la paz que transmite su canto. Porque si bien los colombianos atravesamos hoy por un periodo de esperanza y optimismo, gracias a cambios fundamentales en la vida nacional durante el último año, no resulta equivocado afirmar que todo sigue igual. Continúa la violencia en todas sus horrendas manifestaciones: las masacres, los secuestros, los asesinatos, los atentados contra la riqueza nacional; continua la impunidad y también siguen ahí los campesinos sin tierra y sin servicios básicos, los obreros sin trabajo, y los pobres vergonzantes de la clase media uncidos a la magra providencia del presupuesto público. Y frente a ellos, continúan la demagogia y la irresponsabilidad de la clase política, la corrupción administrativa y la presión de poderosos intereses económicos que inmovilizan la acción del Estado.

¿Por qué entonces el optimismo?: porque los cambios han ocurrido, es cierto. Pero hasta el momento sólo se han dado en el terreno formal. Tenemos una nueva Constitución que, de aplicarse a cabalidad y con sentido de proyecto colectivo haría de Colombia un país vivible y convivible. Pero a la Constitución le acechan dos grandes peligros: que se quede en el papel y que se la interprete o se le de un desarrollo normativo acomodaticio y contemporizador para seguir en las mismas. Impedir ésto no es tarea sólo de un gobierno o de un grupo de políticos: es tarea de todos y cada uno de los colombianos. Por éso, me atrevo a pedirles a todos ustedes esta noche, a ustedes que han venido aquí a escuchar palabras de amor, de justicia, de vida, de solidaridad, de amor, a pedirles que lean con cuidado y estudien la nueva Constitución. En ella están, les aseguro, los principios, los instrumentos y los mecanismos para salvar a Colombia del abismo. Pero nada podremos exigir si no los conocemos y no estamos decididos a hacerlos aplicar y respetar.

Y si este nuevo pacto social se queda en nada, si logramos tan sólo la proeza que enunció Lampedusa de “cambiar algo para que nada cambie”, estaremos configurando todos nosotros, con nuestra desidia y nuestra ceguera, otra gran frustración nacional, cuyas consecuencias serán catastróficas para el alma de los colombianos.

Muchos de ustedes se estarán preguntando a qué viene lo anterior en una convocatoria a oír poesía. Tal vez debo una explicación, si no basta la que di al comienzo de estas palabras. Resulta que soy de estirpe platónica y ello me ha llevado a creer en un principio que fundamenta mi insobornable vocación por la poesía: considero, siguiendo a Platón, que la belleza equivale a la verdad y que por el amor, por el amor a un hombre o a una mujer, llegamos al conocimiento, a la sabiduría.

Y la poesía, entre tantas cosas, es en esencia belleza y amor. Y por tanto su goce nos debe hacer mejores. Pero no nos basta con ser mejores o con tener la verdad y la sabiduría si no las ponemos al servicio de algo. Y ese algo debe ser hoy para todos los colombianos edificar una sociedad más justa sobre los escombros y los muertos de nuestra dramática vida colectiva. Cada cual como pueda y hasta donde pueda. Por lo pronto ahora, cuatro poetas van a hacer su aporte, dando con sus palabras belleza y mostrando la verdad en esa belleza.

MARÍA MERCEDES CARRANZA

* Palabras pronunciadas para abrir el III evento de “La poesía tiene la palabra”. Cartagena, 6 de septiembre.

NUEVA POESÍA COLOMBIANA (I)

POSTAL DE FIN DE SIGLO

Pirómana

A Raúl Gómez Jattin

Soy el hombre muy solo
aquel que enciende fuego en un rincón del cuarto
y se aleja a la esquina contraria
a observarla en cuclillas.

Hace frío
es la noche
las ascuas de mi hoguera
son apenas una tibia ceniza

La sombra se levanta amenazante
la enfrento con el brillo de mis ojos

Soy el hombre muy solo
a la orilla tan mala de lo umbrío:

Voy a prender un fuego que me abrase
y a la noche y al miedo
y a la muerte.

Rafael del Castillo Matamoros

Epitafio

Vivió de milagro.
La muerte
fue su única cosa
extraordinaria
Lo sorprendió
abriendo la ventana
Aspiró otro aire
Vio otra calle.

Gustavo Adolfo Garcés

Noticia de un hombre solo

Tengo una mano que hace sus cosas
otra, en la que el dulce destino traza sus mapas
unas ganas de cantar como si aún fuera ayer
tengo un amor lúcido como un árbol
una pasión que nace sin permiso
una amiga que me escribe cartas
tengo un saco para el frío
esta locomotora de teclas que quiere decir el mundo
tengo un alma, ganas de tener un gato
ganas de pasearme bajo el sol
y escribirle un poema al viento
tengo tres promesas aún por cumplir
un sabio oráculo, dos o tres amigos
que de cuando en cuando me deslumbran
tengo ganas de ser Dios
y de consolarme yo el primero
y dar oído a tanta oreja, una divina piedra con que

romper tanto espejo en cada ojo

tengo unas ganas ubérrimas de aprender a llorar y lavarme con mi llanto para salir al nuevo día

como quien sale del agua
tengo ganas de hacer llover
de desatar la lluvia sobre tanta cosa
de gritar: “la muerte, la de dientes verdes,
¿y hemos de morir sin haber vivido?”
tengo una estrella que me protege
dos fantasmas que comen en mi mesa
tengo un Dios que es y no es y son su voz
los pájaros
tengo una noche en la que escribo este poema
y en la que quisiera salir a señalarle a los hombres
con el dedo en qué lugar se esconde el corazón.

Jorge Mario Echeverri

De leña nuestra piel

Quién es el niño que en un cuarto oscuro escribe
Mientras grupos ocultos se sonríen
Quién la mujer que danza en una noche de miedo
Quién es el hombre que atraviesa un cuerpo
Quién soy yo en la penumbra.

¿Cuál es la palabra cierta?
Acaso la voz de una gitana en un parque iluminado
El último escrito de un poeta antes de romper su corazón
La viuda que en las noches habla con miedo
El guerrero, el guerrero,
El que pierde la vida en un instante
El habla del loco al feligrés después de las campanas
La voz de un niño ensimismado que juega oculto en un armario.

La palabra busca otro encuentro
Pierdo la batalla
Golpes, golpes, la sangre rueda por mi piel,
¿Dónde está el silencio que nombra la mejor palabra?

Eugenia Sánchez Nieto